“El clásico de hoy existe y no sabemos cuál es”

José María Brindisi y Andrés Hax participaron del ciclo “Los Fornits” y conversaron acerca del lugar de los clásicos, de la escritura y también de la imposibilidad de la escritura.

Brindisi, Tentoni, Hax

José María Brindisi nació en Buenos Aires en 1969. Publicó el libro de cuentos Permanece oro y las novelas Berlín, Frenesí y Placebo, y La sombra de Rosas. Es director editorial de la revista El ansia. Andrés Hax nació en Estados Unidos y vive en Argentina desde 1996. Es periodista cultural y trabajó en Revista Ñ entre 2004 y 2014. Acaba de ser designado editor en Argentina de Asymptote Journal. Es uno de los usuarios de Twitter más interesantes para seguir si te interesa la literatura (@andreshax).

[Seguir leyendo]


Los cuentos de Martínez Estrada

La serie del recienvenido, que dirige Ricardo Piglia para Fondo de Cultura Económica, publica este mes el volumen de Cuentos completos, de Ezequiel Martínez Estrada. Presentamos aquí el prólogo de Piglia que acompaña la edición: “Su estilo consiste en buscar un acontecimiento cotidiano, un detalle casual o una metáfora común y transformarlos en un universo denso e imposible”, dice.

Por Ricardo Piglia.

cuentos completosImagino que la extraordinaria calidad de estos cuentos es lo que explica su lugar secundario —y casi invisible— en la narrativa argentina actual. Son demasiado buenos y por eso no encuentran su lugar. Historias de un pesimismo puro, tienen un aire trágico que las aleja de la poética lúdica y exhibicionista que domina nuestra literatura desde Borges y Cortázar. Los relatos sin salida pero serenos de Ezequiel Martínez Estrada acumulan bíblicamente desgracias y desdichas en una sucesión irónica de catástrofes, grotescas y un poco cómicas, a la manera de Flannery O’Connor o de Thomas Bernhard. ¿Cómo entender, entonces, la colocación lateral de estos textos en el escenario de nuestra cultura letrada?

[Seguir leyendo]


:: Lecturas ::

Bonjour, Françoise

01-07-2015 |

Niña prodigio, Françoise Sagan escribió Buenos días, tristeza (recién publicado en español por Tusquets) a los 18 años y se convirtió en un éxito mundial. “En lugar de huir a Chile con una banda de gangsters, me quedé en París a escribir novelas”.

Por Patricio Zunini.

A veces con sólo leer las dos o tres primeras oraciones de una novela, uno sabe que va a ser imposible soltarla. Es una certeza instantánea: como el amor a primera vista. Podemos mencionar, por ejemplo, los comienzos de Cien años de soledad, de Ana Karenina, de El fin de la aventura. La lista no es breve pero tampoco muy vasta. A la lista hay que agregarle, sin dudas, Buenos días, tristeza, de Françoise Sagan:

[Seguir leyendo]


:: Lecturas ::

Estaba de parranda

01-07-2015 |

Matías Celedón, como Pablo Katchadjian, como Mario Bellatin, como tantos otros autores, se une al grupo salvaje e incómodo, que frente al simulacro que sostiene el mercado (la novela como pedazo de vida, el cine como espectáculo, la música como evento de masas), destaca ante todo el procedimiento.

Por Antonio Jiménez Morato.

la filialAhora que ya el siglo XXI parece lanzado y casi nadie se acuerda del postmodernismo que inundó las discusiones culturales y filosóficas en los estertores del siglo pasado, quizás sea oportuno recordar que, si por algo se caracterizó desde una perspectiva estética fue por postular como principal característica de toda obra artística su autoconciencia de la misma como tal. Esto es: las novelas no podrían hacerse pasar por otra cosa que novelas, los cuadros como cuadros, etc. Otra cosa muy distinta es la asimilación popular, la vulgarización que conlleva toda divulgación, de esas ideas entre el público, guiado como siempre por esos repetidores de información no comprendida que suelen ser los periodistas culturales (ese oxímoron). En el caso de la narrativa se vendió la idea, y uso el verbo vender con toda la malicia de la que soy capaz, de que el postmodernismo evidenciaba el ocaso de la vanguardia y de los experimentos de la modernidad, y un retorno a las historias contadas de modo clásico, donde lo determinante volvía a ser la trama, los personajes, etc. Entregar al lector un pedazo de vida, un sucedáneo de la existencia que dialogaba con ella en su intención de ser lo más parecida a ella que fuera posible. Eso supuso una avalancha, que todavía hoy sufre el asiduo de las librerías, de novelas a cual más inane, que van ganando de modo sucesivo los premios que las casas editoriales han desarrollado para obtener más espacio en los medios de comunicación, y que terminan conformando un espacio literario banal repleto de autores y publicaciones tan desechables como intercambiables.

[Seguir leyendo]


10 libros de cuentos imprescindibles

01-07-2015 |

El autor de Monasterio (Libros del asteroide) elige libros de cuentos imprescindibles.

Selecciona: Eduardo Halfon. Foto: Adriana Bianchedi.

halfoneduardo(c)adrianabianchedi

Eduardo Halfon (Ciudad de Guatemala, 1971) es considerado como uno de los escritores más destacados de su generación en América latina. “La narrativa de Halfon es”, según el crítico español Antonio Jiménez Morato, “una construcción meticulosa, obra de un ingeniero, que va edificando ante los ojos del lector, el extenso panorama de una memoria, la biográfica, pero también la de los ancestros, la histórica, que ha alcanzado hasta ahora su plenitud en una novela tan breve como certera, Monasterio, donde Halfon revisita su pasado como autor y como ser humano”. Es autor de doce libros de ficción, entre ellos: El boxeador polaco (2008), La pirueta (2010), Mañana nunca lo hablamos (2011) y la ya mencionada Monasterio (2014). Su obra ha sido traducida al inglés, portugués, holandés, francés, italiano, alemán y serbio. En 2011, ha recibido la beca Guggenheim.

Eduardo Halfon elige diez libros de cuentos imprescindibles:

[Seguir leyendo]


Los libros y la muralla

La autora de la columna propone un experimento literario como apoyo a Pablo Katchadjian, y por una revisión y actualización de la Ley 11.723 que contemple las prácticas y las teorías de la cultura y el arte contemporáneos.

Por Virginia Cosin.

Quemar libros históricamente, no hay misterio en las dos medidas. Y erigir fortificaciones en que obró es tarea común de los magos; lo único singular en Shih Huang Ti fue la escala. Cercar esta nota es común; no, cercar un huerto o un jardín imperio. Indagar las razones de esa emoción es el fin de esta.

[Seguir leyendo]


:: Poesía ::

Poetas hombres escriben al padre III

Tercera entrega de Beatriz Vignoli, quien trae poemas de Gervasio Monchietti para sumar a su serie de poesía y collages que realiza para acompañarlos.

Por Beatriz Vignoli.

Monchietti

De arranque

I

Nunca aprendí tu oficio,

pero

papel libros biromes abrazos

no me faltan

es

trabajo de mecánico el olvido

[Seguir leyendo]


:: Lecturas ::

La era de Wilcock

30-06-2015 |

El caos, de JR Wilcock, es el hermano reaparecido y bastardo de nuestro libro universal; es el siamés gótico, barroco y emplumado de Ficciones“.

Por Edgardo Scott.

elcaos¿Qué es un acontecimiento literario? Acaso como cualquiera, nuestra literatura ve pasar de manera incesante la novedad, con sus picos y sus llanos, con sus módicos prestigios y omisiones, y en esa cinta mecánica lo indispensable se iguala o se confunde con todo lo demás. Entonces se reedita El caos, de Wilcock (La Bestia Equilátera), y todo parece seguir como si nada. O casi (algunas reseñas, una excelente presentación). Pero esta reedición de El caos es uno de los acontecimientos literarios de 2015. Sin importar que el libro haya salido en italiano –en su primera acepción– en 1960, o por primera vez en Argentina en 1974, o que haya sido reeditado en 1999. Esta edición de El caos, acaso como el destino de Wilcock, sólo ahora parece volverse definitiva.

[Seguir leyendo]


:: Subrayados ::

Laurencich subraya a Ernaux

“Tengo cientos de subrayados en este libro. Me costó decidirme por cinco”, explica la autora de Las olas del mundo, y advierte que es la primera vez que se traduce a la francesa Annie Ernaux en Latinoamérica.

Selección de Alejandra Laurencich.

Diario del afuera

“Una voz se levanta en el RER*: ‘Estoy desocupado, vivo en una pensión con mi mujer y mi hijo, tenemos veinticinco francos para vivir por día’. Sigue con el relato de la pobreza cotidiana que repite probablemente unas diez veces por hora, con el mismo tono. El hombre vende Le Revebère. Sus palabras son humildes, ‘no les pido mucho, que me ayuden con una monedita, nada más”’ Atraviesa el vagón. Nadie le compra el diario. Cuando se baja, lanza con voz amenazante: ‘¡Les deseo un muy buen día y muy buen fin de semana!’ Nadie levanta la cabeza. La ironía de los pobres no tiene valor, no es un arma, solo un fastidio”.

*RER: Tren regional que conecta París con los suburbios.

*

[Seguir leyendo]


:: Cine ::

El heredero de J.D. Salinger

¿Quién continúa el mundo de JD Salinger?

Por Andrés Hax.

1.

El propósito de esta nota es compartir una intuición. Llamarla tesis sería demasiado ambicioso. Una tesis se tiene que comprobar sistemáticamente y con rigor académico; acá nuestra intención es sugerir la ampliación de un mundo literario que aparentemente estaba cerrado. La única comprobación necesaria de esta propuesta es que el lector o la lectora la sienta real; que al hacer el experimento que proponemos se le abra un nuevo mundo que nunca sospechaba que existía, aunque estaba delante de sus ojos todo el tiempo.

[Seguir leyendo]


Bailar en una baldosa

29-06-2015

Un puño que se cierra en la espera.

Por Jorge Consiglio.

El pasado está a dos días del presente. Es sábado. Una lluvia fina esmaltó la ciudad: el asfalto brilla. Ahora el cielo es de cobalto. Son las diez de la noche y el aire está endurecido de frío. Él espera el colectivo en Libertador al 8000. Está bajo el techo de acrílico de la parada. No se mueve de su baldosa. Los autos pasan en un suspiro, cada tanto los detiene un semáforo. Una ráfaga de viento mueve los árboles.

[Seguir leyendo]


:: Rankings ::

Ranking semanal

29-06-2015 |

Del caminar sobre hielo, de Werner Herzog, se lleva el primer puesto entre los más vendidos de la semana, junto a La forma inicial de Ricardo Piglia.

libros

“Salgan a vivir al mundo real, vayan a trabajar de patovicas en un club nocturno, de guardianes en un manicomio o de matarifes en un matadero. Caminen, aprendan idiomas, aprendan un arte o un oficio que no tenga absolutamente nada que ver con el cine. Filmar películas debe tener como fundamento alguna experiencia de vida. Yo sé que parte de lo que aparece en mis películas no es sólo invención: es la vida misma, mi propia vida”, escribía Werner Herzog en Herzog por Herzog, y Pablo Natale lo subrayaba. Esta semana, Del caminar sobre hielo (Entropía) consiguió el primer puesto en el ranking: allí, con la misma operación que recomienda, Herzog decide hacer a pie el camino desde Berlín hasta París con la misión de retrasar la muerte de una mujer querida, y con eso escribe. En segundo lugar, Born. 9 meses en las entrañas de Montoneros, de María O’Donnel (Sudamericana) y el insistente de Houellebecq, Sumisión, que no parece dispuesto a abandonar la cúspide ;).

De haber tenido en cuenta a los libros de la editorial, habría quedado primero el primero de los dos libros de Ricardo Piglia que publicará Eterna Cadencia, La forma inicial: “El volumen de ensayos, conversaciones y entrevistas producidos en los últimos años, en los que plantea, a partir de esa forma inicial que es para él la conversación, algunos de los problemas de la narración y sus consecuencias”.

Estos son los diez libros más vendidos de la semana:

[Seguir leyendo]


:: Entrevistas ::

Las constelaciones salvajes

Pola Oloixarac habla de su nueva novela, Las constelaciones oscuras (Penguin).

Por Patricio Zunini.

pola_03

En Crash, la clásica novela de J. G. Ballard, el auto cumple la doble función de imagen sexual y metáfora de la vida actual. Ballard dice en la introducción del libro que le gustaría pensar a Crash como la primera novela pornográfica basada en la tecnología, porque, «en cierto sentido, la pornografía es la forma más política de la ficción, porque trata de cómo usamos y explotamos al otro del modo más urgente y despiadado».

[Seguir leyendo]