:: Entrevistas ::

El mapa de hambre

22-08-2014 |

Martín Caparrós participó de una entrevista pública en la librería en la que habló de su nuevo libro, El hambre (Planeta). “Es un triunfo cultural de los militares argentinos que cuando en la Argentina contemporánea se habla de un cambio de sociedad lo que inmediatamente aparece es el año ’74″, dice.

Entrevista: Patricio Zunini.

martín caparrós

El nuevo libro de Martín Caparrós se llama El hambre (Planeta): es una investigación exhaustiva sobre el problema de la falta de acceso a la comida en el mundo. El libro construye un mapa del hambre en África, Asia y América (latina en su mayor parte, Argentina incluida, pero también en Estados Unidos). Hace unos días, el 12 de agosto, Caparrós participó de una entrevista pública a cargo de Patricio Zunini en la librería donde habló de El hambre. Aquí publicamos la desgrabación del encuentro.

[Seguir leyendo]


:: Lecturas ::

“La memoria como radiación”

Una lectura de El sexo de las piedras, primer libro de Fernando Araldi Oesterheld, con quien conversamos acerca de su proceso de escritura.

Por Valeria Tentoni.

La radiación es la propagación de una energía, inclusive a través del vacío. Emisión y transporte que pueden resultar, a la vez, en un riesgo: por el esfuerzo desmesurado que convocan y por la imposibilidad de controlar todos sus efectos: “Imagen de la belleza puesta a parir // la memoria como náusea // la memoria como radiación”, leemos promediando El sexo de las piedras, y los tocos de papeles a un lado y otro de esa mitad son como “la luz en la entrepierna que se abre”, dejando caer gotas de sentido, de “sangre láctea”. Más adelante, leemos: “Hay que ser absolutamente… peligroso”. Esta última línea está entrecomillada: puede ser de Fernando Araldi Oesterheld, el autor de este libro publicado por Mansalva, o puede ser de Diana Oesterheld, su mamá, de quien encontró papeles manuscritos inentendibles pero también otros mecanografiados de los que tomó versos para diseminar entre sus versos. O del escritor e historietista Héctor Oesterheld, su abuelo, de quien encontró algunos cuentos y también los trajo a las páginas que pacientemente, durante muchos años, construyó. Inclusive antes de empezar a escribirlas. Él (Fernando) no se va a encargar de señalar con el dedo a nadie, ni siquiera a sí mismo: la única línea que completa su información de solapa es tan concisa y contundente como ese otro gesto. O quizás sean el mismo.

[Seguir leyendo]


:: Librería ::

Novedades de agosto: ¡especial revistas!

22-08-2014

De música, cine, literatura, política y artes visuales. De circulación masiva y no tanto. Especializadas. Independientes. Tradicionales y nuevas. Esta semana pasamos revista (¡jo!) a diez publicaciones periódicas que podés conseguir en nuestra librería.

¡Los esperamos!

 

[Seguir leyendo]


:: Ficción ::

Por las azoteas

22-08-2014 |

Viernes, día de ficción. Compartimos un cuento del peruano Julio Ramón Ribeyro publicado originalmente en 1958.

Por Julio Ramón Ribeyro.

julio-ramon-ribeyro

A los diez años yo era el monarca de las azoteas y gobernaba pacíficamente mi reino de objetos destruidos.

Las azoteas eran los recintos aéreos donde las personas mayores enviaban las cosas que no servían para nada: se encontraban allí sillas cojas, colchones despanzurrados, maceteros rajados, cocinas de carbón, muchos otros objetos que llevaban una vida purgativa, a medio camino entre el uso póstumo y el olvido. Entre todos estos trastos yo erraba omnipotente, ejerciendo la potestad que me fue negada en los bajos. Podía ahora pintar bigotes en el retrato del abuelo, calzar las viejas botas paternales o blandir como una jabalina la escoba que perdió su paja. Nada me estaba vedado: podía construir y destruir y con la misma libertad con que insuflaba vida a las pelotas de jebe reventadas, presidía la ejecución capital de los maniquíes.

[Seguir leyendo]


“Para Saer, lo único que hay es lenguaje”

Compartimos el registro del ciclo Especialistas donde Florencia Abatte analizó Glosa, de Juan José Saer.

Por Nacho Damiano.

saer

Si hay un universo al que es difícil acceder, es, sin dudas, el de Juan José Saer. Universalista pero a la vez regionalista, convencido de que el Tiempo es una sola cosa a la que no podemos sino volver sistemáticamente pero a la vez fragmentable infinitamente (conteniendo cada fragmento una historia en potencia), lo que en cualquier otro autor sería leído como contradictorio en Saer es versatilidad. Para el santafesino pareciera no haber nada más allá del lenguaje, ya que lo que sucede, lo “real”, es completamente irrelevante. Hablamos de estos temas (y de muchos otros) con la escritora Florencia Abbate, días antes de la publicación de su libro El espesor del presente. Tiempo e historia en las novelas de Saer. Tomamos Glosa como excusa pero supimos deambular, como Leto y El matemático, por toda la obra del genial escritor argentino. Salí de la entrevista sintiendo que lo conocía mucho más. Quizás les pase lo mismo.

[Seguir leyendo]


:: Lecturas ::

Vacas a la luz de la luna

21-08-2014 |

Una lectura de Varia imaginación, de Sylvia Molloy.

Por Edgardo Scott.

varia-imaginacion-sylvia-molloy A veces pasa. La maravilla de la literatura, su magia (a menudo olvidamos que se trata de magia), adquiere una forma visible, corpórea. Sergio Chejfec, pero también Susan Sontag, confesaban que eso les había sucedido frente a los libros de W. G. Sebald. A mí también me pasó con Sebald y, por fortuna, me acaba de pasar, al leer Varia imaginación, de Sylvia Molloy.

Varia imaginación comienza con un relato que se llama “Casa tomada” y sin embargo sería impropio e injusto decir que es una versión del cuento de Cortázar. La “Casa tomada” de Molloy es, como decía el vals, “la casita de mis viejos”, la casa paterna en Olivos. Pero esa casa es también una cifra de la ciudad y del país, incluso de la lengua materna, con la que Molloy guarda una relación especial: la relación de distancia, más que de ausencia; de intermitencia, de discontinuidad: Molloy no vive en la Argentina desde hace más de cuarenta años. O al revés, porque esa sería una mirada negativa, una mirada que pone en primer plano donde no vive. De otro modo: Molloy vive en Nueva York, ha vivido en París. ¿Y qué es entonces esa otra ciudad? Esa ciudad, ese país donde no se vive, y sin embargo, como está escrito en el libro, todavía le hace confundir climas, músicas, imágenes.

[Seguir leyendo]


La Palabrística resucita (de otro modo)

21-08-2014

Una nueva entrega de la columna Reporte de continuidad.

Por Hernán Hevia.

34. 21-08-2014. Marey, E.-J. - 1901 - Estudios de los movimientos del aire (Maìquina a humo) (con maìs aires)

“b) Casa sin divisiones: La falta de divisiones en el interior de la construcción para delimitar cada habitación, división que realiza con facilidad una niña de 5 años (caso 4), puede interpretarse como angustia surgida del temor a la destrucción del interior del cuerpo, determinando una fuerte represión de los afectos y emociones. Sería un negar, un “no saber” qué hay de destruído dentro de sí.”

El juego de construir casa, Arminda Aberastury, Bs. As., Paidos, 1951, p. 29

[Seguir leyendo]


Madame Bovary son los padres

Publicamos parte del prólogo a la versión de Madame Bovary que acaba de editar Eterna Cadencia.

Por Jorge Fondebrider.

TAPA-MADAME BOVARY-alta Nada más fácil que servirse de una frase ingeniosa y un tanto ambigua, atribuírsela a alguien famoso y esperar que el tiempo haga su trabajo para generar un lugar común y un malentendido de proporciones, que la historia convertirá en saber de locutores. La vida está llena de ejemplos. Y la historia de la literatura, también. Por lo tanto, es éste el momento de decir que Flaubert nunca escribió ni dijo “Madame Bovary soy yo”. Según demuestra Pierre-Marc de Biasi, el rumor tuvo su origen en un comentario dudoso de René Descharmes (1881-1925), uno de los primeros grandes especialistas en la vida y obra de Flaubert. “Él lanza la primicia –dice De Biasi– en Flaubert, sa vie, son caractère et ses idées avant 1857 (París, Ferroud, 1909): ‘Una persona que ha conocido muy íntimamente a Mlle. Amélie Bosquet [1815-1904], la amiga por correspondencia de Flaubert, me contó últimamente que, habiéndole preguntado ésta al novelista de dónde había sacado al personaje de Madame Bovary, él le habría respondido de manera muy clara, y repetido varias veces: «¡Madame Bovary soy yo! –Según me parece»’”. (4) De Biasi observa sagazmente que “es bastante curioso que Amélie Bosquet, ella misma escritora y periodista, no haya dicho jamás nada en vida, reservándole la revelación a una amiga anónima antes de desaparecer”. (5) Según el crítico, resulta bastante verosímil que Descharmes haya creado con todas las piezas una falsa verdad adecuada para decir algo cierto sobre la obra desde su particular punto de vista: “Había allí una ventaja nada despreciable: reconstituir la legitimidad de una aproximación biografista que las declaraciones intempestivas del autor (‘Nada en este libro ha sido sacado de mí’) habían puesto en jaque peligrosamente”. (6)

[Seguir leyendo]


:: Entrevistas ::

Soledad de dos tipos

20-08-2014 |

Ariel Magnus participó del ciclo “El escritor y su obra” que se realiza los martes en la librería, donde habló de la novela Muñecas (Emecé, 2008).

Entrevista de Patricio Zunini. Foto: Betania Cappato.

ariel magnus

Patricio Zunini: Buenas noches, muchas gracias a todos por venir. Hoy invitamos al ciclo “El escritor y su obra” a Ariel Magnus con quien vamos a hablar de la novela Muñecas, publicada en 2008.

[Seguir leyendo]


:: Entrevistas ::

“Detrás de cada libro hay una historia de vida”

20-08-2014 | ,

Seguimos con la serie de entrevistas a libreros. Visitamos La Barca y conversamos con Ana Basualdo.

Por Valeria Tentoni.

Hay dos árboles en la vereda de La Barca, sobre Scalabrini Ortiz, apenas cruzando Avenida Las Heras: uno se llama María y el otro Elena. Fueron un regalo de la autora de La reina Batata, que vivía cerca de esa librería -Ana Basualdo, quien está al frente ahora, la definirá como “del barrio”- y la tenía por clienta y amiga de la casa. Entre los dos árboles, en el breve ancho de la vereda que separa el asfalto de la plaza Jerónimo Salguero, hay unos vendedores de frutas. “María Elena era amiga de Chiche y venía siempre”, explica Ana. Es Licenciada en Educación y nunca se imaginó que iba a convertirse en librera, pero cuando su suegra, Esther Weissmann (a quien todos conocían cariñosamente por su apodo) se enfermó, empezó a acercarse a la librería para dar una mano. Y ya nunca se alejó. “Fue difícil sumarme a un proyecto que no era el mío. Ahora sí lo es, pero llevó un tiempo hacerme en el libro, que la gente confiara en mí. Es lógico. Chiche gestó esto desde su deseo más profundo y eso es insoslayable. Yo todavía soy joven en mi formación como librera. Pero las personas que están acá trabajando conmigo sí son lo que quiero para la librería, muy capaces”, advierte, frente a su computadora, tras bambalinas. Lo que más disfruta es estar adelante, recibiendo a los lectores: pero también sabe que es imprescindible alguien resuelva lo que ocurre en el depósito: “Esto es un negocio. Un negocio hermoso, pero es un negocio”.

[Seguir leyendo]


Prensa quincenal

20-08-2014

Los libros de Eterna Cadencia Editora en los medios.

libros

Gabriela Cabezón Cámara, escritora. Entrevista a la autora de Romance de la Negra Rubia en Buenos Aires de mujer.

En Romance de la negra rubia las transformaciones de la protagonista aparecen en su cuerpo, primero con quemaduras y luego con un transplante de cara, ¿por qué?

El cuerpo es el cuerpo del sacrificio, el cuerpo que ella logra transformar en obra. Es un chiste también, hacer del propio cuerpo una obra. Es algo que en el arte contemporáneo se hace mucho y que de alguna manera sucede ahora con los políticos, que cuando venden la cara están vendiendo su cuerpo. El cuerpo está en primer plano, y con todas las posibilidades de transformación del propio cuerpo que existen hoy el tema es todavía más interesante.

[Seguir leyendo]


Los imprescindibles de Rafael Bielsa

20-08-2014 |

Luego de publicar su primera novela por Edhasa -Tucho -”Operación México” o lo irrevocable de la pasión- el poeta, escritor y columinsta pólitico rosarino elige sus libros de cabecera.

Rafael_Bielsa_Petunchi0004_1397959355 Foto: Ignacio Petunchi.

Dice Bielsa: “El primer libro o la primera obra que recuerdo que me apasionó (pasión proviene de sufrimiento, y el mismo origen tiene la palabra impaciente), fue Las travesuras de Naricita, del brasileño Monteiro Lobato. Era una tracalada de libros (con una versión para niños de “El Quijote de la Mancha” incluida) en los que se mezclaban personajes con la aritmética, el petróleo, las tradiciones y las economías regionales. Alguna vez se lo cuestionó a Monteiro Lobato por sus ideas racistas y eugenésicas, pero yo recuerdo a un negrito llamado el Saci, nacido con una sola pierna con la que hacía torbellinos de vértigo y cabriola.

Luego, Haroldo Conti, en particular los cuentos de La balada del álamo carolina, esa prosa de una belleza pudorosa, que se escribía a sí misma como si se despidiera.

[Seguir leyendo]


Apuntes prepóstumos sobre un artista que actúa de muerto

19-08-2014

Acerca de Detournalia, la muestra de Fabio Kacero en MAMBA.

Por Matías Serra Bradford.

Kacero00001

Si no se puede escribir como el maestro hay que escribir como el maestro: copiar su letra. ¿Cómo que no se puede escribir igual que Borges, si basta con imitar su caligrafía? Nadie lo había pensado hasta que se le ocurrió a Fabio Kacero redactar, precisamente, “Pierre Menard, autor del Quijote” con la letra –podría decirse la mano– de Borges. El autor de Ficciones nunca usó bolígrafo, excepto para firmar ocasionalmente alguna dedicatoria con un inocuo instrumento ajeno. Esta mínima diferencia material evidencia que Kacero no quería realizar una reconstrucción histórica o una falsificación, sino un acto de devoción, un gesto íntimo, de apropiación. Espiritismo caligráfico: la letra de Borges en su punto de máxima cristalización, antes de que la ceguera la empezara a deformar y a encaminarlo a él hacia el dictado oral. Kacero patentó una tipografía que por ahora sólo él puede reproducir. Kacero es el último Borges, el único Borges vivo, el Borges serial. Es improbable que dé el próximo paso, el salto burdo –los letrados del legado, por otra parte, no lo permitirían sin depósito previo– que consistiría en registrar la tipografía Borges, “la Borges” –Borges bold, Borges italic, Borges condensed– u otras versiones más o menos lúdicas: Borges Gothic, Borges Old Face.

[Seguir leyendo]


:: Agenda ::

Tabarovsky revela sus secretos de oficio

19-08-2014 |

Para agendar.

damian-tabarovsky

Esta semana, en Los jueves de Eterna Cadencia, tenemos mesa correspondiente al ciclo “Secretos del oficio”: vamos a entrevistar a Damián Tabarovsky, quien nos va a contar los secretos que guarda en su caja de herramientas de escritor. ¿Cómo nace un relato? ¿Cómo se trabaja cada una de sus etapas? ¿Cómo crear un diálogo? ¿Cuándo se describe y cuando se narra?

El jueves a la 19 hs. Quedan todos invitados.


Brutas editoras debutó en Buenos Aires

La editorial “minúscula pero musculosa” fundada en Nueva York y dirigida por Lina Meruane se presentó en la librería con lecturas de Sylvia Molloy, María Moreno, Cynthia Rimsky y Guillermo Astigarraga.

Por Cecilia Boullosa.

Brutas_Eterna_003 Foto: María Aramburu.

La cosa estaba terminando, pero Guillermo Astigarraga tuvo tiempo de formular una pregunta más a sus compañeras de presentación. ¿Por qué les gusta viajar? La respuestas sorprendieron. La primera fue María Moreno: “A mí no me gusta viajar, en absoluto. Y cuando viajo, viajo de la manera fóbica, me siento en un bar y creo que conozco la ciudad a través de ese bar. No elegiría viajar, viajo por inducción, por un compromiso de trabajo. No tengo ilusión de que conozco algo. Siento el viaje como un rapto”. Le siguió Sylvia Molloy: “A mí tampoco me gusta viajar. Me gusta llegar y estar”. Y la última fue la chilena Cynthia Rimsky: “Me gustaba mucho viajar a dedo, la aventura, perderme en el camino. Conocer gente. Involucrarme en situaciones. El desacomodo. Pero hoy día me gusta menos viajar”.

[Seguir leyendo]