:: Librería ::

Los patos en invierno

05-02-2010 |

La pregunta de Holden Caulfield, sin respuesta.

Por Patricio Zunini.

Di tu palabra y rómpete
Friedrich Nietzsche

patos

Ese 8 de diciembre fue largo. Mark llegó temprano y se dispuso, paciente, a esperar el tiempo que fuera necesario. Fue a una librería cercana, compró un libro. Volvió a tiempo para cruzarse con la niñera que llevaba a pasear al hijo pequeño. Intercambió unas palabras con ella y saludó al chico con un apretón de manos. Entretenido en la lectura, no se dio cuenta cuando él salió y tomó un taxi. Mark cerró el libro y continuó la espera junto al grupo de fanáticos que se había formado durante la tarde. Cuando él regresó consiguió pararlo y le pidió un autógrafo. (Un fotógrafo registró el momento). Más tarde diría que estuvo a punto de irse satisfecho con el trofeo, pero que algo diabólico lo retuvo en el lugar. Cuando él volvía a salir, Mark David Chapman no dudó: sacó el revolver y le pegó 5 tiros. John Lennon cayó herido de muerte: uno de los disparos le había atravesado la aorta. Chapman no huyó. Abrió el libro. La policía lo encontró leyendo El cazador oculto.

*

Double Fantasy, el último disco de Lennon, tiene una canción que se llama “Watching the wheels”: mirando las ruedas. “Dicen que estoy loco/por hacer lo que hago”. Entre 1975 y 1980, Paul desarmó Wings y editó 4 discos, George tres, al igual que Ringo. Lennon se quedó en casa viendo crecer a Sean.

El silencio insoportable. “Todos hemos oído el sonido de dos manos cuando aplauden. ¿Quién ha escuchado el sonido de una sola mano al aplaudir?” Me gusta pensar que el silencio de Salinger amplifica su obra. Que la reclusión en Cornish no fue un silencio obstinado sino la única respuesta lógica al puñado de cuentos en los que visita a la familia Glass. Como si luego de hablar de Seymour Glass (see-more-glass) necesitara recluirse tras un vidrio opaco.

*

The catcher in the rye. El cazador oculto, El guardián entre el centeno. Holden Caulfield tenía la fantasía de estar acompañando a un grupo de niños que jugaban en un campo de sembrado de centeno junto un precipicio. El sería el guardián oculto que evitaría que se cayeran. Su misión consistía en atraparlos y devolverlos al juego. Sin retos, sermones, ni mandatos. Evitar la caída, el fin de la infancia. Mientras tanto, el propio Holden estaba atrapado en el cambio adolescente: “¿A dónde van los patos en invierno?”, se preguntaba.

Mark Chapman dijo que había ido a buscar a Lennon porque él sabía hacia dónde iban los patos en invierno. Faltaban dos semanas para que los patos migraran.

*

Pasaron 30 años, Salinger se ha ido. Es invierno de nuevo en el hemisferio norte.

Tags:

7 Responses to “Los patos en invierno”

  1. Salinger tuvo dos cojones para vivir la vida que le dio la gana. Descanse en paz.

  2. claudia says:

    P.Z SOS LO MAS.
    EXCELENTE!QUE LINDO POSTEO, LA FOTO, EL TEXTO, TODO ME CONMOVIO.

    GRACIAS POR ESTE ESPACIO, COMO SIEMPRE

    CARIÑOS, CLAUDIA

  3. Marie says:

    Excelente texto como homenaje

  4. Marie says:

    y como pieza literaria

  5. admin says:

    Claudia, Marie, muchas gracias por sus exageraciones.

    P.Z.

  6. Alberto says:

    Cuantas imagenes; Lennon, la muerte, el precipicio, los niños jugando, los patos que viajan en invierno y Salinger que va seguir estando presente…

  7. Paloma says:

    Caí en este post casi un año después, pero no puedo dejar de comentar lo que me dejó pensando. Imaginé cielos grises, campos de centeno, miradas perdidas y una vida robada. Hay gente que no debería morir nunca.

Leave a Reply